El entorno

El paisaje bucólico que ofrece el recinto frondoso de la romería y el hermoso valle del Rio Termes, cercado por dos cumbres coronadas por dos santos hermanos, alientan un hedonismo mágico-religioso que brota de la vivencia humana que se debate entre la vida y la muerte.

El drama, expresado en la plegaria de unos cantores que suplican la intervención de Santa Marta, se complementa con el júbilo del auxilio de la Santa y la fiesta popular que, entre música y viandas, disfrutan los romeros en familia.

La Romería es parte de un itinerario vital del habitante gallego que busca la protección de la divinidad para solventar con éxito las dificultades de la vida. En Santa Marta de Ribarteme se manifiesta en rituales ancestrales como las plegarias corales que entonan los cantores-romeros, cual poética popular, en los caminantes amortajados y, en la más surrealista de las formas, los ofrecidos introducidos en ataúd siguiendo a su icono en procesión .

 

Los exteriores del Santuario de Santa Marta
Los exteriores del Santuario de Santa Marta

 

La Romería de Santa Marta de Ribarteme es fe y plegaria, es dolor y consuelo, es búsqueda y encuentro. Pero es sobre todo manifestación de vida compartida. Porque, el Romero que, respondiendo a la llamada de su yo más íntimo, peregrina a Ribarteme cada 29 de julio y, una vez cumplida su promesa, festeja y celebra la superación de la dificultad en la comida campestre, con la animación musical y el ambiente ferial que respira el paisaje frondoso que rodea el santuario

Fuente con la imagen de Santa Marta en los exteriores del templo.
Fuente con la imagen de Santa Marta en los exteriores del templo.

El Paisaje.

El valle que alberga el santuario de Santa Marta no decepciona en el paisaje ni en magia. Abierto al sol de mediodía, desciende desde los montes del Paradanta al norte, hasta el Rio Miño para mirar a Portugal, flanqueado a este y oeste por dos elevaciones coronadas por dos cumbres donde reinan dos hermanos San Fins y San Nomedio respectivamente. Hace de cordón umbilical el Río Termes que, cristalino y truchero, lo recorre de norte a sur, jalonado de viejos molinos, hórreos, puentes de traza romana, cruceiros, petos de ánimas, fuentes, capillas, casonas y santuarios entre paisajes de viñedos y maizales.

Valle en Santa Marta de Ribarteme
Valle en Santa Marta de Ribarteme

Ribarteme (ripa termis = ribera del termes) es el nombre del valle que recorre el río Termes que desciende encajonado desde la parroquia de Cerdeira (cuna del exquisito requesón y excelente postre de las mesas de lamprea), hasta su desembocadura en el Río Miño, entre Vide y Setados. Un valle de poblamiento antiguo atestiguado en el monte cónico de O Crasto (Bocas) que a lo largo de los siglos iría expandiéndose hacia los extremos (Extrema) obligando a multiplicar también los lugares de culto. Fruto de ello, con la explosión demográfica del siglo XVIII, se origina el actual santuario de Santa Marta, al convertir en templo parroquial de S. José de Ribarteme la antigua capilla donde se rendía culto a la santa desde tiempos inmemoriales.

El Santuario es en sí mismo un escenario singular por el simbolismo que encierra y la comodidad que ofrece al visitante de una romería de verano, generoso en sus espacios y frondosas que invitan a disfrutar de un espacio natural.

El Rio Termes constituye un cordón umbilical que recorre el valle de norte a sur , en pronunciado descenso, jalonado de testigos de una historia fecunda en forma de “Muíños, Cruceiros, petos de ánimas, fontes, canastros, pomares, vilas e capelas”; de los cuales algunos de ellos como A ponte da Senra, guarda celosamente ritos ancestrales como los bautismos prenatales.

O camiño dos frades

Esta ruta que pasa junto al santuario de Santa Marta, trascurre por el camino que, según la tradición, la Reina Santa Isabel de Portugal, quien procedente de Porto, Braga y Ponte da Barca, cruzaba el Miño en una barca y se dirigía a Santiago, pasando por el monasterio de A Franqueira. Hoy el comienzo del camino se situa en la Capilla de S. Manuel, cerca del lugar de A Barca Nova en Vide donde hubo un puente de madera que facilitaba el paso de los peregrinos a Compostela.

A lo largo del camino encontramos un rico patrimonio histórico-artístico, desde el puente medieval de As Puntaleiras y conjuntos de molinos, pasando el puente de A Senra de traza romana utilizado en rituales mágicos ligados a la fertilidad, y dejando al este la Casa de Barro y al oeste la de Barreiro, ambas depositarias del espíritu hidalgo y moradas de Inquisidores Comisarios.

Casa de Barro
Casa de Barro

Cruceiros como el de S. Cibrán, capillas como la de As Pedriñas, hórreos y un frondoso paisaje nos llevan hasta el lugar de Pousadoiro, donde se ubica un área de descanso en recuerdo de los peregrinos que hacían un alto reconfortados por el Requesón con miel que le ofrecían. El camino prosigue luego entre pinares hasta alcanzar el Paradanta y adentrarse en A Franqueira, santuario mariano que en origen fue monasterio cisterciense. Esta es una ruta con orígenes medievales, utilizada también en la posguerra por el extraperlo o contrabando.

Sugerencias para el caminante

Rio Termes

Cristalino y alegre deciende desde el Paradanta hasta el Miño, entre una intensa vegetación que diferencia su curso de viñedos y tierras de labradío. Muchos son los molinos que aún hoy nos hablan de una economía de subsistencia en tiempos no muy lejanos. Puentes de traza medieval comunicaban sus orillas. Hórreos, petos de ánimas y cruceiros acrecientan su poder mágico.

Monte do Crasto

Lugar de difícil acceso, ubicado junto al Termes, entre San José y Santiago de Ribarteme, elevación de forma cónica, guarda celosamente la prehistoria del valle. A pesar del abandono, los pinares y matorrales se adivinan en su cumbre las construcciones circulares que dieron cobijo a los primeros pobladores del valle.

Cerdeira

Parroquia montañosa enclavada en la vertiente sur del monte Paradanta donde nace el Río Termes. Agraria y pastoril guarda en sus montes caballos en libertad. Aquí tiene su origen el exquisito requesón elaborado artesanalmente con leche procedente del pastoreo.

Igrexa de San Xoán de Cerdeira
Igrexa de San Xoán de Cerdeira

S.Nomedio

Cumbre ubicada en la divisoria de S. José de Ribarteme con Taboexa, ofrece una extensa panorámica sobre el Condado, El Miño y Portugal. Hoy con buen acceso por San José, alberga una capilla, la silla del santo, una fuente y un área de descanso, además de servir de punto geodésico y soporte de enlaces de comunicación.

Ermita de San Nomedio
Ermita de San Nomedio

Camiño do Calvario en Ribarteme

Con salida del santuario de la parroquia de Santiago de Ribarteme, discurre entre labradíos y viñedos, como una retrospectiva de la sacralidad vivida en la Semana Santa de antaño. El encuentro con la virgen, la verónica y el calvario son las tres estaciones representadas en este trayecto, aunque sólo la del calvario nos ofrece hoy un escenario ilustrativo de la escenificación con sus tres cruces pétreas y un milenario alcornoque que acentúa su misterio.

Ponte da Senra

Lugar mágico-simbólico por excelencia en el valle del Termes. Ubicado en su curso medio comunicaba las parroquias de Santiago con San Cipriano. Sobre Arco de medio punto de ejemplar traza discurre una calzada romana que a lo largo de los siglos escuchó lamentos y plegarias en los innumerables ritos practicados ligados a la fecundidad y a la madre naturaleza. Una naturaleza que envuelve el lugar, solo alterado por el canto de los pájaros y el sonido del agua. A un lado ruinosos molinos, en lo alto viejos “canastros” y al pié del camino la señal del espíritu, un “peto de ánimas”.

Ponte romano da Senra
Ponte romano da Senra - Santiago de Ribarteme

Restos históricos: Casa de Barro y Barreiro

Casas señoriales de tradición hidalga hoy en ruinas. Las dos detentaron derecho de presentación sobre las parroquias del valle, la de Barro, ubicada en San Cipriano, fue fundada por Alvaro Gil Araujo en el siglo XVI, mantiene su estructura pétrea de diseño romano en torno a un patio interior y una torre lateral ya derruida. La de Barreiro, menos espectacular y próxima a la iglesia de Santiago de Ribarteme, perteneció a la familia Suárez de Puga, aunque ambas familias emparentaron en más de una ocasión y algunos de sus descendientes ostentaron el cargo de Comisario del Santo Oficio (Inquisición).

Casa de Barreiro y Casa de Barro - Santa Marta de Ribarteme
Casa de Barreiro y Casa de Barro - San José de Ribarteme

Lugar de Coto en Casal da Vila

El Coto o zona residencial señorial en la organización social de la baja edad media, tenía cerca el Casal o núcleo de vecinos dependientes, formando entre todos la Vila o lugar habitado. Como recuerdo de aquella época, es curioso que hoy pervivan una residencia de tipo señorial en el denominado “coto” y al barrio en que se ubica se le llame “Casal da vila”. Es el barrio más céntrico de la parroquia de S.José. La edificación señorial, con gran hórreo y palomar adjuntos, conserva una capilla restaurada y en el frente de la entrada un escudo traído de la casa de Barro (la actual familia es propietaria de ambas casas), con las armas y símbolos representativos de las familias que en ella dejaron su impronta (Gil, Araujo, Castro y Pereira).

Lugar de Coto en San José
Lugar de Coto - San José de Ribarteme

As Pedriñas

As Pedriñas, próximo al santuario de Santa Marta, es un conjunto formado por una amplia capilla restaurada, rodeada de edificaciones que sirvieron de escuela pública hace más de un siglo. Está ubicada junto al paso del Camiño dos Frades. Tiene su origen en el espíritu benefactor de un alto cargo del virreinato de Perú, próximo a la nobleza de los Sarmiento. Una lápida permanece en la capilla con el nombre de su impulsor y una campana que guarda el templo parroquial tuvo su origen en el campanario de As Pedriñas

Lugar de Eiró

Capilla particular visitable que guarda reliquias de santos y festeja la Ascensión. Situada en el lugar de Extrema, tiene un escudo en su parte posterior. Muy cerca, hay un cruceiro de origen románico y una fuente de principios del siglo XX.

Cruceiro y Fuente en lugar de Eiró - Santa Marta de Ribarteme
Cruceiro y Fuente en lugar de Eiró - San José de Ribarteme

 

Retablo capela de Eiro en Santa Marta de Ribarteme
Retablo capela de Eiró - San José de Ribarteme

Capela do Cristo

En el lugar de Areal, muy próximo al santuario de Santa Marta, se conserva una capilla minúscula que apenas da cabida a un altar, a modo de oratorio. Tiene su origen en la Casona adyacente.

Casa natal del Beato Manuel

Encontramos “petos de ánimas”, fuentes y cruceiros en casi todos los barrios que rodean el Santuario de Santa Marta, testigos de una religiosidad acrecentada por el primer mártir de la diócesis de Tui-Vigo cuyo lugar de nacimiento se esconde a unos metros del Santuario de Santa Marta. Una diócesis brasileña que hoy lo venera en un gran templo reclamaba información sobre el sacerdote Manuel González que habiendo perdido la vida en Brasil ejerciendo el ministerio fue beatificado por Roma.