La procesión

Es el rito mágico por excelencia de esta romería. Previo a ella, unos escucharemos los conciertos de banda bajo la sombra de los carballos, otros hacen cola ante los “potes de pulpo”. El recinto del santuario llega a las doce saturado de visitantes, muchos de ellos en torno al templo, envueltos en mortajas o a pié de féretro, esperan la procesión que recorrerá el santuario presidida por la imagen de Santa Marta, tras asistir a la misa mayor.

Salida de la procesión en Santa Marta de Ribarteme
Salida de la procesión en Santa Marta de Ribarteme

 

Rebasado el mediodía, el recinto se halla expectante. Se va posicionando el visitante en las elevaciones que permite el largo recorrido de la procesión para otear el desfile mágico, homenaje a la santa milagrosa en armonía con el pueblo. Abre la comitiva el pendón del reino de Galicia, seguido por una artística y voluminosa cruz de plata llegada de Brasil.

En tercer lugar se sitúa el estandarte con la imagen bordada de Santa Marta. Ambos fruto de donaciones de devotos de allende los mares. Para solemnidad del acto, salen en escolta de Santa Marta, buena parte de los santos que cobija el templo. Como elemento decorativo de influencia portuguesa se ornaban estas imágenes con arte floral de idéntica factura que unos ramos y espadañas porteados por parroquianos. Tras los referidos símbolos y próximos a la imagen de Santa Marta se sitúan los ofrecidos y sus ataúdes formando la denominada “procesión de los cadaleitos”.

Procesión con el estandarte de Santa Marta
Procesión con el estandarte de Santa Marta

 

Entre la muchedumbre, crece la curiosidad por saber cuántos ataúdes desfilan este año, quienes los ocupan, de donde vienen y las motivaciones que han traído a cada uno. Con la procesión en marcha, fotógrafos y cámaras de los medios de comunicación llegados desde países insospechables, dirigen su objetivo para captar la instantánea de este hecho mágico.

procesión en la Romería de Santa Marta de Ribarteme
Procesión de ataúdes en la Romería de Santa Marta de Ribarteme

 


El poder de una Santa.

Santa Marta es centro de la celebración. Traspasada la puerta del templo, la imagen de Santa Marta, porteada a hombros de los romeros devotos, se convierte en el eje de la procesión. En torno a ella se arremolinan romeros y devotos que pugnan por portearla y depositar sus donativos. Para gloria de la misma, franquean sus espaldas los tríos de romeros cantores que entonan estrofas que glosan los poderes o agradecen los favores de la afamada Santa. Les siguen las bandas que añaden música sacra a un escenario mágico.

Procesión con la Virgen del Carmen y San Benito
Santa Marta con la Virgen del Carmen y San Benito

 

A cada lado del camino, miles de fieles la siguen en procesión o esperan su paso al cobijo de una agradecida sombra. En el recorrido, los ofrecidos hacen tronar el paisaje con fuegos de artificio y desde el campanario se anuncia al valle con repiques de campanas que está pasando Santa Marta y la comitiva de romeros enfundados en mortajas a ambos lados de la procesión de féretros. En complicidad con la Santa, los puestos de feria, los comensales más tempraneros del pulpo o la empanada, vuelven la mirada al paso de la procesión que da forma y origen a esta incomparable manifestación, donde una imagen acompañada de “vivos-muertos”, se abre paso entre la multitud que acude cada año a este rito sagrado.

La comitiva, tras recorrer el santuario, regresa rodeando el templo, seguida de quienes pujan por portearla hasta su aposento.

 


La Romería campestre.

Tras la procesión, es la hora de reponer fuerzas bajo la frondosa arboleda que ofrece este incomparable paisaje. A esta hora la “romería de los muertos” se convierte en una gran romería de vida campestre, en la que miles de visitantes comparten entre familia y amigos el pulpo o la empanada y demás viandas traídas al lugar. La música tradicional animará el entorno, mientras se espera la subasta o “poxos” de los donativos, entre ellos animales, recibidos por la Santa. Una subasta a viva voz delante de la casa del santuario y abierta a todo el que desee llevarse la ofrenda a cambio del estipendio mayor.

Pulpeiros en Santa Marta de Ribarteme
Pulpeiros en Santa Marta de Ribarteme

 

Llegada la noche la romería se torna fiesta profana. La “verbena de Santa Marta”, ha sido siempre un referente de las fiestas de verano del entorno. Los festejos comienzan el 28 con sus celebraciones religiosas y verbena popular.

Las bandas de música se encargan de acompañar con música a la procesión
Las bandas de música se encargan de acompañar con música a la procesión

 

En la mañana del 30, se espera la llamada “fiesta del carmen” con misa a las doce, procesión y consiguiente verbena nocturna que pondrá fin a los festejos. Es el día de la fiesta más próxima, mientras que el 29 es la fiesta universal, donde la aldea se abre al peregrino, al romero que acude a Santa Marta desde cualquier parte del globo, seducidos por la catalogación de la “segunda celebración más singular del mundo”, a criterio de algunos medios.